Westworld Ed Harris

HBO estrenará el próximo 2 de octubre ‘Westworld’, su más ambiciosa apuesta de los últimos tiempos de cara a tener ya en marcha el recambio de ‘Juego de Tronos’ antes de que la serie más popular del momento llegue a su fin en 2018. Sin embargo, ‘Westworld’ no es una producción original, ya que es la adaptación de ‘Almas de metal’, película escrita y dirigida por Michael Crichton en 1973.

Además, apenas tres años después se estrenó su secuela, la menos conocida ‘Mundo futuro’, y en 1980 ya dio pie a una adaptación televisiva titulada ‘Beyond Westworld’ y que gozó de una vida bastante corta -apenas se emitieron tres de los cinco episodios realizados- antes de ser cancelada. Todo ello nos ha llevado a echar un poco la mirada atrás para saber qué podría ofrecernos ‘Westworld’ a partir de un universo ya explorado en varias ocasiones.

La visión original de la historia

Es reducirlo todo bastante, pero ‘Almas de metal’ podría resumirse como una especie de mezcla de ‘Parque Jurásico’, cuya novela original también fue escrita por Crichton, y el episodio de ‘Los Simpson’ ambientado en Rascapiquilandia. En ella visitamos un parque temático de última generación en el que sus visitantes fingen estar en otras épocas, con el oeste como gran protagonista de la función.

Lo que propone al final la película de 1973 es reproducir una experiencia única en la vida que acaba saliendo mal porque los robots que tienen que asumir todo lo que queramos hacer, y eso incluye desde satisfacer nuestros deseos sexuales hasta el simple hecho de querer matar a alguien para recibir un chute de adrenalina, dejan de funcionar correctamente y se rebelan contra los visitantes, provocando una matanza indiscriminada.

Siendo claros, ‘Westworld’ no tiene suficiente material en ‘Almas de metal’ como para ir más allá de una miniserie, ya que se ignora por completo la identidad de los propios robots durante lo que no es un ataque orquestado, sino un simple problema en la construcción de dichas máquinas que deriva en una lucha contrarreloj, ya que sus baterías apenas les da unas pocas horas para sembrar el caos. Los propios adelantos tecnológicos en varias décadas harán que ese punto cambie de forma sustancial.

Almas De Metal

Por otro lado, la exploración de cumplir el deseo personal de vivir como personas de otra época es algo que en ‘Almas de metal’ se centra en mostrarnos los pasos típicos de una experiencia perfectamente orquestada. De hecho, la película nunca subraya nada en exceso, ya sea un tiroteo o un encuentro sexual con una robopilingui. Es algo que se sabe falso, y solamente el enigmático pistolero interpretado por Yul Brynner tiene cierta oportunidad de lucimiento personal.

Esto último se nota principalmente en un tramo final que se convierte en un acoso constante que adelanta varios recursos propios del slasher, un subgénero apenas incipiente por aquel entonces, al convertir al robot en una máquina de matar que no se detiene ante nada por cumplir su misión. El problema es que esta aventura está muy -bien- acotada y se antoja como poco más que un punto de partida estimulante para su versión televisiva.

Eso sí, Jonathan Nolan y Lisa Joy, las mentes pensantes detrás de ‘Westworld’, no han dudado en recuperar la icónica figura del pistolero interpretado por Brynner y que en la serie tendrá el rostro de Ed Harris. A su favor cuentan con que los avances científicos bien justifican que haya varios, por lo que su presencia recurrente, incluso cuando la amenaza se haya desatado, estaría justificada, incluyendo pequeñas variaciones para ir mejorándolo si hay alguna gran mente detrás de todo, algo a lo que, como veremos a continuación no es ajeno este universo.

Las ideas interesantes con resultados olvidables de ‘Mundo futuro’

El notable éxito de ‘Almas de metal’ -costó 1,25 millones de dólares y solamente en Estados Unidos ingresó 10 durante su paso por los cines y otros 4 en el mercado doméstico- propició que AIP diese luz verde a la secuela en cuando MGM, productora de la primera, decidió que no era una prioridad. Este cambio seguramente fue decisivo para que Michael Crichton no se vinculase de forma alguna con ‘Mundo futuro’ y tambien para que no sea una de esas secuelas que merecen la pena.

Aquí, el mundo del oeste ha sido abandonado en ella en beneficio de Futureworld, donde la simulación busca que te sientas igual que a bordo de una estación especial en órbita. Sobre el papel, cuesta pensar que la serie de HBO vaya a tomar mucho de aquí dada la ausencia del parque situado en el antiguo oeste -apenas hay una breve y muy forzada aparición de Yul Brynner en una escena onírica-, pero hay una serie de ideas argumentales que Nolan y Joy bien podrían aprovechar.

Futureworld

La más destacable es que se indaga más en el propio funcionamiento del parque, algo que en ‘Almas de metal’ quedaba relegado a las reparaciones de los robots y poco más. De hecho, ‘Mundo futuro’ incluso nos aclara la enorme inversión necesaria para reabrir el parque -1.500 millones de dólares de la época-, pero todo está encaminado a una investigación sobre las aviesas intenciones de Delos, la compañía detrás de los robots.

Esos tejemanejes quedan reducidos a una vulgar sucesión de tópicos y de soluciones argumentales mal llevadas aquí, pero es evidente que el formato televisivo permite detenerse más en detalles sobre qué es exactamente lo que Delos busca con su parque. Ya el enigmático avance que hemos podido ver de ‘Westworld’ nos da a entender que veremos bastante de lo que sucede tras bastidores, por lo que esto sería un paso lógico.

La primera y fracasada experiencia televisiva

La cuestión es que ‘Mundo futuro’ se quedó muy lejos de igualar las cifras de ‘Almas de metal’ cuando encima había costado el doble -en parte por ser la primera gran producción que echó mano del CGI-, aunque ya en 1979 volvió a gozar de una popularidad efímera al ser la primera película moderna que llegó a los cines de la China comunista. Seguro que eso se tuvo en cuenta a la hora de dar luz verde a su fallido salto a la televisión con ‘Beyond Westworld’ en 1980.

A día de hoy, ‘Beyond Westworld’ está completamente olvidada, algo en parte lógico si tenemos en cuenta que apenas llegaron a realizarse cinco episodios, de los que CBS únicamente emitió tres antes de cancelarla de forma irrevocable. Simplemente, el público no respondió ante una adaptación que echaba mano de una premisa jugosa para acabar reduciéndolo todo a un procedimental un tanto absurdo.

Beyond Westworld Keyart

‘Beyond Westworld’ básicamente ignora lo sucedido en ‘Mundo futuro’ y altera el desenlace de ‘Almas de metal’ para señalar que los fallos en los robots en realidad formaban parte de un complot del creador de los robots que se negó a aceptar que fueran utilizados para satisfaces placeres superficiales en lugar de ayudar a crear una sociedad mejor. Por ello, sabotea a Delos, se hace con más de 200 robots e inicia un diabólico plan para adueñarse del mundo.

Básicamente, ‘Beyond Westworld’ convierte a ‘Almas de metal’ en una especie de película de James Bond en la que el director de seguridad de Delos tiene que hacer frente a la amenaza semanal de un científico loco que dice ser brillante para luego echar por tierra todas las oportunidades que tiene para acabar con su enemigo. Una drástica reducción del universo creado por Crichton del que, pese a todo, ‘Westworld’ podría extraer ciertos detalles.

Lo más jugoso es la idea de que el mal funcionamiento del parque, algo que sin duda veremos, está motivado por su propio creador, cuya megalomanía le lleva a crear una serie de peligros para lograr su visión de una sociedad perfecta liderada por robots. Eso sí, con esa idea habría que hacer algo muy diferente si no quieren que la segunda aventura televisiva fracase de forma tan estrepitosa como lo hizo la primera.

¿Qué puede hacer ‘Westworld’ para encontrar su voz propia

Resumiendo, ‘Almas de metal’ propone la existencia del parque y lo que podría pasar si los robots se rebelan, aunque sin entrar en una visión más global, mientras que ‘Mundo futuro’ jugaba con la posibilidad de que los responsables del parque tuvieron intenciones perversas, algo que cambiaba para ser el propio creador de los robots quien quería apoderarse del mundo en ‘Beyond Westworld’.

Por tanto, ¿qué le queda exactamente a ‘Westworld’ para tener su voz propia dentro de este universo? Pues lo primero de todo es aprovechar la base de ‘Almas de metal’ y utilizar ciertas ideas que sus expansiones malograron con sus enfoques erróneos o mal desarrollados. Quizá sepa mal decir que apostar por el refrito es el paso a dar, pero no es culpa de la serie de HBO que simplemente quede tanto por explorar por ese lado.

Por otro lado, los propios robots también deberían gozar de un protagonismo mayor a quedar relegados a cumplir órdenes de algún tipo o a rebelarse sin motivo aparente. Los que hayan visto ‘Person of Interest’, el anterior trabajo televisivo de Nolan, ya saben que le gusta indagar en la posibilidad de que las máquinas desarrollen una consciencia propia, por lo que seguir por esa vía en ‘Westworld’ se antoja como una posibilidad más que razonable.

Anthony Hopkins Westworld

Además, limitar la historia de ‘Westworld’ a lo que sucede dentro del propio parque parece algo un tanto limitado y que no da pie a una serie longeva, algo que HBO necesita con urgencia. Con los robots adquiriendo una mentalidad propia, ya sea de grupo o individual, que les lleve a asumir el control para luego hacer de las suyas fuera del parque también parece algo inevitable.

Por último, HBO no ha divulgado gran cosa sobre el argumento de la serie, pero sí ha aclarado que en ella cualquier deseo humano, sin importar lo depravado que sea, podrá verse satisfecho. Ahí es donde hay mucho espacio para explorar las motivaciones del director creativo del parque interpretado por Anthony Hopkins y también sobre la propia naturaleza humana. ¿Será que simplemente las máquinas son mejores que nosotros, lo asimilan e inician una rebelión real?

Muchas dudas aún sobre una serie que ha pasado por una fase de producción un tanto problemática y que se estrenará en una fecha aún por decidir del próximo mes de octubre. Será entonces cuando descubramos exactamente qué es lo que han hecho a partir del universo creado por Michael Crichton en 1973 y al que tanto el cine como la televisión ya habían vuelto con anterioridad. Sólo entonces descubriremos también si HBO tiene aquí a su ansiada sucesora de ‘Juego de Tronos’.

También te recomendamos


¿Es 'Westworld' la solución a los problemas de HBO cuando acabe 'Juego de tronos'?


HBO no quiere que 'Juego de Tronos' vuelva a filtrarse: sustituye los DVDs para reviews por el streaming


Cómo Taiwán se ha convertido en una de las potencias líderes en tecnología


La noticia

Qué podemos esperar de ‘Westworld’, la gran apuesta de HBO para suceder a ‘Juego de Tronos’

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Mikel Zorrilla

.