Es curioso cómo nos gusta enredar con la idea de que el universo que conocemos no es el único. Que hay infinidad de variantes que hacen que si en esta realidad estamos solteros y viviendo con gatos, en la de al lado estemos casados y con tres hijos guapísimos. En las grandes editoriales de cómics estos mundos navegan por las premisas de qué pasaría si tal o cual superhéroe fuera/actuase de cierta forma. En DC esto se denomina multiverso.

Tras ‘Crisis Infinita’ la editorial determinó que, tras años con una “Tierra única”, existían un total de 52 universos paralelos, algunos de los cuales ya habíamos visitado en algún cómic. Partiendo de la base de que los cómics que leemos son relatos reales de otros mundos, Grant Morrison acomete con ‘El Multiverso’ (‘Multiversity’) una de sus sagas más ambiciosas y, a la vez, irregulares.

ECC edita, ahora en tomo, ‘El Multiverso’. Nos encontramos con una “serie de números 1” con los que Morrison tiene un doble propósito: presentar un puñado de estas tierras paralelas cuyos héroes atisban una amenaza que puede destruir la existencia y lanzar ideas para series nuevas por si a algún editor o autor se le ocurre continuar su labor.

Mapa del Multiverso

De hecho esta amenaza no es la parte importante de ‘El Multiverso’, sino la exploración de estas Tierras paralelas y sus héroes. Con ‘The Just’ (dibujado por Ben Oliver) tenemos una realidad en la que los hijos de los superhéroes viven ya de las rentas y de protagonizar portadas de revistas y tabloides; ‘Pax Americana’ (con Frank Quitely a los lápices) es una joya que homenajea los cómics que inspiraron ‘Watchmen’; ‘Thunderworld Adventures’ (Cameron Stewart) es una divertida aventura de Shazam!…

Poco a poco vamos viendo cómo las Tierras se van relacionando y cómo los cómics de una hablan de los héroes de otro y por tanto dan pistas de lo que está pasando. Sin embargo, este “deshilache” de la historia juega mucho en su contra. Hasta tal punto que cuando llegas al último capítulo, con ‘Multiversity #2’, cuesta volver a meterse en el nudo y desenlace propuesto por Morrison y con dibujo de Ivan Reis.

‘El Multiverso’ queda, pues, como un raro híbrido entre el género de antología y el de evento de superhéroes. Individualmente cada historia está bien, hay cosas muy interesantes… pero el conjunto es incierto con la sensación de no saber exactamente qué quería contar Morrison. Y, lo que es peor, sin saber si el escocés sabía qué contar.

En Papel en Blanco | Crisis Final



‘El Multiverso’: Grant Morrison es tan ambicioso como irregular was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.