Se trata de la tercera entrega de la saga infantil del escritor británico

El día de playa de Chu

Se dice que no hay dos sin tres, y en esta ocasión es cierto puesto que el escritor británico Neil Gaiman, conocido tanto por su trabajo en el mundo del cómic (The Sandman) como por sus novelas, muchas de ellas adaptadas a otros medios (American Gods, Buenos presagios, Coraline, etc.), tiene también, como todos sabréis, una parte de su obra dedicada a la literatura infantil. Su personaje más conocido es Chu, un pequeño oso panda que tiene una habilidad muy especial: cuando estornuda, suelen pasar cosas raras.

En Papel en Blanco ya os hemos hablado en anteriores ocasiones de las entregas de esta serie de cuentos de Gaiman. Empezamos en 2015 con El día de Chu, donde se nos presentaba al personaje y a su curiosa capacidad expectorante, y seguimos en 2016 con la segunda entrega, en la que nuestro pequeño panda se enfrentaba a su primer día de colegio en El primer día de escuela de Chu. Ahora, la serie sigue adelante con el descanso estival de la familia panda y El día de playa de Chu.

En El día de playa de Chu, la familia panda acude a la orilla del mar para pasar un ameno nuevo día. Allí, como de costumbre, encontramos a una numerosa y diversa fauna disfrutando del sol veraniego. Chu compra un helado en un puestecito y una comezón empieza a subirle a la nariz… Si habéis leído alguno de los otros dos cuentos ya sabréis qué pasa a continuación.

El día de playa de Chu

Lo interesante de esta tercera entrega es que se aparta de la estructura que se repetía en las dos primeras. Aquí, el incidente Chu se dispara como de costumbre, pero no en el esquema lineal y repetitivo de un cuento tradicional. Chu causa un problema con su estornudo y con ello altera ese espacio de regularidad que hasta entonces había. Él mismo tendrá que solucionarlo y volver al estado original dándole la vuelta a la situación.

En esta ocasión, Gaiman no se centra en una anécdota ni acude a los miedos comunes de la infancia, sino que va un paso más allá. En las entregas anteriores entregas, los estornudos de Chu eran divertidos y no se hacía hincapié en las consecuencias, que eran siempre catastróficas. En este álbum se habla, aunque nunca directamente, por supuesto, de la responsabilidad. Chu aquí tiene que hacer frente a lo que ha roto con su acción, intentando arreglarlo de algún modo, lo que da una buena moraleja a la historia.

El día de playa de Chu

Como siempre, el arte de Adam Rex es sobresaliente en la serie. Las ilustraciones, a toda página y a sangre, están llenas de detalles y color, que permiten demorarse en cada página para fijarse en ellas. Los animales antropomórficos de Rex son adorables, y consiguen enamorar al lector al primer vistazo.

En definitiva, una nueva entrega que encandilará a los pequeños lectores que ya conocen a este entrañable pequeño panda.

El día de playa de Chu. Neil Gaiman y Adam Rex. Océano Gran Travesía, 2018. Cartoné, color. 30 pgs. 10,50€.

También te pueden interesar las anteriores entregas:

Ayúdanos a seguir adelante con este proyecto:

Buy Papel en Blanco a Coffee. ko-fi.com/papelenblanco



‘El día de playa de Chu’: vuelve el panda de Neil Gaiman was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.