Piron Guillaume 492636 Unsplash

Curar enfermedades no es negocio. O, para ponernos estrictos, curar enfermedades no es bueno para los beneficios a largo plazo de las farmacéuticas. No lo dice ningún activista anticiencia: son las conclusiones de un informe de Goldman Sachs sobre biotecnología que acaba de trascender en la prensa.

Durante años, el argumento de “curar no es negocio” se ha utilizado como parte del argumentario de muchos grupos que (con mayor o menor rigor) cuestionaban las prácticas de la industria farmacéutica. Sin embargo, no era un problema real porque la triste realidad es que nuestro desarrollo tecnológico no nos permitía curar la mayoría de enfermedades independientemente de las cuentas de resultados. Pero apareció la terapia génica.

Un gran valor para la sociedad no es siempre de gran valor en el mercado

Hoshino Ai 60708 Unsplash

Precisamente, sobre eso versa el informe de Goldman Sachs, sobre la ‘revolución genómica’ (de hecho, se llama “The Genome revolution). Para confeccionarlo, preguntaron directamente a sus clientes si “curar a los pacientes era un modelo de negocio sostenible” y la conclusión es rotunda: “No”.

Cito textualmente: “El potencial de administrar ‘remedios totales’ es uno de los aspectos más atractivos de la terapia génicas […]. No obstante, estos tratamientos ofrecen una perspectiva muy diferente con respecto a los ingresos recurrentes frente a las terapias crónicas. Si bien la propuesta tiene un enorme valor para los pacientes y la sociedad, podría representar un desafío para los desarrolladores de medicina genómica que busquen un flujo de efectivo sostenido”.

El gran problema de la nueva industria biomédica

Gileadhq

El mejor ejemplo de esto es Gilead Science. Esta empresa comercializa tratamientos para la hepatitis C con una efectividad superior al 90%. En 2015, las ventas del tratamiento alcanzaron los 12,5 mil millones. Las previsiones de este año se sitúan en 4 mil millones de este año. Nos enfrentamos a uno de los grandes problemas éticos de la biomedicina moderna.

el informe establece algunas estrategias para asegurar la rentabilidad a largo plazo de las empresas de biotecnología: dirigirse a grandes mercados (enfermedades con un gran crecimiento anual como la hemofilia que crece a un 6-7% anual), abordar trastornos con alta incidencia o innovar constantemente y expandir la cartera de soluciones.

Esto puede solucionar los problemas a largo plazo. y sin embargo, hay algo de todo esto que me resulta tremendamente familiar. Ha querido la casualidad que el informe trascienda coincidiendo con el aniversario de la vacuna de Salk contra la polio. Es interesante porque Salk renunció a patentarla y, gracias a ello, estamos a punto de erradicarla. ¿Ha llegado el momento del open-source a la industria farmacéutica?

También te recomendamos


Siete claves para conseguir un café excelente en casa


¿Por qué los gigantes tecnológicos están contratando a los mejores investigadores biomédicos del mundo?


Estas bacterias artificiales son capaces de 'hablar' con otras bacterias y… ¡engañarlas!


La noticia

“Curar enfermedades no es negocio”: un informe de Goldman Sachs saca a la luz el gran dilema ético de la industria farmacéutica

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.